Abogados Denuncia Falsa 2017-08-05T15:55:21+00:00

CASOS DE ÉXITO RECIENTES EN DENUNCIA FALSA

Juzgado de Instrucción. Denuncia Falsa. Sobreseimiento

Load More Posts

Preguntas frecuentes sobre el delito de Denuncia Falsa

Por Marco Esteban
Abogado Penalista

Novedades jurisprudenciales sobre el delito de Denuncia Falsa 

Sentencia SAP IB 8/16   
  
“El Tribunal Supremo en la sentencia 1193/2010 realiza un exhaustivo resumen de la Jurisprudencia y doctrina en vigor, analizando primero el bien jurídico protegido, para posteriormente fijar los elementos del tipo de acusación y denuncia falsas del artículo 456 del Código Penal . Comenzando por el bien jurídico que se protege, el Alto Tribunal señala que el mismo es doble; 
  
1 – el correcto funcionamiento de la Administración de Justicia, que se perjudica al verse en la precisión de llevar a cabo actuaciones procesales penales basadas en hechos cuya falsedad consta desde el inicio a quien los pone en su conocimiento. 2 – el honor de la persona a la que se imputan los hechos falsos, que se ve afectado negativamente al aparecer como imputado en una causa penal. 
  
Y por lo que respecta a los elementos del tipo, el Tribunal Supremo analiza el elemento objetivo del tipo, que requiere: 1º – “que sean falsos los hechos atribuidos al denunciado o querellado, sin que a esos efectos tenga trascendencia la valoración jurídica que el querellante o denunciante pueda hacer de los mismos”, siendo irrelevante la inexistencia de una calificación jurídica, lo que ordinariamente ocurre, por otra parte, cuando se trata de una denuncia.(el subrayado es nuestro). 2º – “que, de ser ciertos, los hechos imputados fueran constitutivos de infracción penal.” 3º – “que la imputación se haga ante funcionario judicial o administrativo que deba proceder a su averiguación”. 
  
El tipo subjetivo exige que el autor conozca la falsedad de la imputación. De ahí las referencias a la inveracidad subjetiva. No basta, pues, con la falsedad de los hechos que se imputan sino que es preciso que quien hace la imputación tenga la conciencia de que esos hechos no se corresponden con la realidad.»( STS 2ª – 29/03/2011 – 607/2010 ).”              
  
Sentencia SAP VA 77/16       
  
“En lo que atañe al delito contra la Administración de Justicia, no es ocioso traer a colación la STS, sala 2ª, de fecha 22 de mayo de 2008 , al poner de manifiesto “en relación al delito del art. 457, esta Sala SSTS. 1221/2005 de 19.10 y 1350/2004 de 23.12 , ha recordado los elementos que configuran este delito: a) La acción de simular ser responsable o víctima de una infracción penal o denunciar una infracción de este tipo inexistente en realidad, siendo el destinatario de la acción un funcionario judicial o administrativo que ante la noticia del delito tenga profesionalmente la obligación de proceder a su averiguación. b) Que esa actuación falsaria motive o provoque alguna actuación procesal. 
  
A este respecto, la STS de 24 de enero de 1.994 declaraba que “en todo caso, la simulación de delito se produce cuando se lleven a cabo determinados actos que se sabe, y a ello están destinados, van a provocar la intervención policial y posteriormente la judicial, iniciándose las correspondientes diligencias procesales”. c) El elemento subjetivo que se integra con la consciencia de la falsedad de aquello que se dice y la voluntad específica de presentar como verdaderos hechos que no lo son, lo que excluye la comisión culposa. En cuanto a la actuación procesal provocada o generada por la acción típica, es cierto que tradicionalmente se venía considerando como una condición objetiva de punibilidad en un delito de mera actividad, lo que determinaba, de otra parte, la exclusión de la posibilidad de la tentativa, al situarse el momento consumativo en el momento en que la falsa “notitia criminis” llegaba al conocimiento del funcionario que tenía el deber de su averiguación. 
  
Sin embargo, la actual línea jurisprudencial considera a esta figura como un delito de resultado, que estaría constituido por la actuación procesal subsiguiente, de suerte que en el ámbito de la ejecución se admite la tentativa en aquellos casos en los que la “notitia criminis” o denuncia simulada no llega a producir una actuación procesal, por lo que, a la postre, este elemento del tipo ya no se estima como una condición objetiva de punibilidad, sino como el resultado de la acción típica (SS.T.S. de 20 de noviembre de 1.995, 21 de octubre de 1.996 y 9 de enero de 2.003). En consecuencia, aún en el supuesto de que, en efecto, no se hubiera llegado a producir actividad procesal alguna como resultado de la denuncia de un delito de robo que se sabía inexistente, ello no supondría la atipicidad de la conducta sino únicamente su calificación como delito intentado.” 

Defensa Penal Experta

Llámenos
Llámenos