El delito de apropiación indebida

Actualmente el orden jurídico penal se establece en el Código Penal de 1995, con sus ulteriores modificaciones, respectivamente, y en otra legislación penal, como es la Ley de Enjuiciamiento Criminal. En el Código Penal encontramos toda una clasificación de delitos existentes y punibles en el territorio español reconocido por la Constitución Española de 1978, dentro de los cuales deviene la apropiación indebida, tipificado en el Título XIII, Delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico, Capítulo VI, de las defraudaciones, Sección 2 (arts.252-254 CP). Así, podemos categorizar este delito como un delito fraudulento que atenta contra el bien jurídico patrimonio. Dentro de este título, también localizamos otros delitos como son la estafa, los hurtos y robos, la insolvencia dolosa, entre otros.

Es importante,matizar la definición de patrimonio según el Derecho Penal, difiriendo del concepto otorgado por el Derecho Civil y considerándolo como aquel conjunto de derechos, obligaciones y bienes, susceptibles de valoración económica y de ser trasladados de un patrimonio a otro. En la apropiación indebida puede distinguirse dos momentos cronológicos, uno precedente al otro, teniendo éste primero total licitud, a diferencia del posterior, que marca el devenir típico castigado de la acción iniciada previamente, es decir, la apropiación indebida la encontramos en el instante que dos partes acuerdan que una de ellas será el poseedor no propietario de un bien mueble entregado por el sujeto que tiene el dominio sobre el mismo (ex, con ocasión de la celebración de un contrato de depósito, de garaje…).

Es necesario, para que se integre el delito, tener la intención, anterior o posterior al recibimiento del bien, de hacer suyo el bien emitido por el propietario, incorporándolo, sin consentimiento del dueño, en su propio patrimonio con total voluntad de no proceder a la futura restitución del objeto (acto dominical ilícito), debiendo a tal efecto ascender el valor  patrimonial del bien mueble objeto de apropiación a un montante superior a 400 Euros. El sujeto activo actuará negando que haya recibido el bien en algún momento o que no tiene voluntad de devolverlo y siempre se tiene la intención de lucrase con la apropiación de ese bien.

Actualmente, la jurisprudencia no tiene una versión dogmática clara sobre si la consumación del bien es producida con la simple expropiación del bien o se requiere, sin embargo, un empobrecimiento patrimonial del sujeto pasivo, perjudicándole en una disminución del mismo (equivale aquí  a la estafa).

El elemento personal de este delito es, por consiguiente, un poseedor no propietario que recibe el bien y lo incorpora en su activo patrimonial-sujeto activo- y un sujeto que entrega el bien al sujeto activo de buena fe, esto es, con el convencimiento que su receptor custodiará el referido bien mueble, con la debida diligencia y cumplirá la obligación aceptada-sujeto pasivo.

Por otro lado, el componente real de este delito es ese bien mueble o activo patrimonial recibido, cuya cuantía valorada sea igual o exceda de los 400 euros.

Con todo, podemos descomponer sus elementos esenciales en los siguientes:

A) propietario traslada posesión a otro sujeto. B) aceptación inicial o posterior con mala fe de realizar la acción de custodia del bien. C) desconocimiento y no consentimiento del dueño del activo. D) negativa ante la futura restitución del mismo al propietario. E) ánimo de lucro-delito doloso-. F) valor del bien superior a 400 euros.

Cabe precisar un aspecto de este delito, poco relevante y conocido por la ciudadanía, la apropiación indebida consiste, por regla general, en lo anteriormente explicado, con el añadido que la obtención de algún bien perdido por la vía pública-calle- o la no devolución o negación de haber recibido por error  dinero o alguna otra cosa mueble.

Se trata de un delito de resultado y es posible la tentativa y los actos preparatorios punibles: provocación, conspiración y proposición- (art.269 CP). En virtud de esto, la consumación del delito se ejecuta cuando se acredita la apropiación, esto es,  en el preciso momento en que se recibe el bien y se niega o no se devuelve-punto de no retorno-.

El derecho de retención ejercitado por  el sujeto activo sobre el bien puede ser causa de justificación de apropiación, pero siempre viéndose en el contexto concreto. La compensación entre créditos de las partes, los cuales deben ser ciertos y reales, extingue el delito, o en último caso, la ejecución de fianza por parte de arrendador.

Si bien, por último, la penalidad correspondiente a la apropiación indebida es la misma que la tipificada  para el delito de estafa, (prisión de seis meses a tres años o de un año y seis años y multa de seis a doce meses), siempre y cuando concurran las circunstancias previstas en el artículo 250 CP, como por ejemplo, si recae sobre bienes de primera necesidad, cuando el valor defraudado sea superior a 50.000 Euros, sea sobre bienes integrantes del patrimonio cultural, artístico…, entre otras causas.

No obstante, el caso de la apropiación de uso de un vehículo a motor, se declara impune al autor del delito, debido a que no se llegaría, por norma general, a incluir en patrimonio personal aquel bien mueble ajeno.