DELITO DE OBSTRUCCIÓN A LA JUSTICIA

CASOS DE ÉXITO RECIENTES

Juzgado de lo Penal. Obstrucción a la justicia. Absolución

Modalidades

Incomparecencia ante un juzgado Coacción a testigos o partes Violencia contra testigos o partes Amenazas a testigos o partes Revelación de secretos procesales Ocultación o destrucción de documentos recibidos procesalmente

 

Novedades jurisprudenciales sobre el delito de obstrucción a la justicia 

  
Sentencia SAP C 51/16         
  
“En primer lugar, el artículo 464 del Código Penal sanciona al que con violencia o intimidación intentare influir directa o indirectamente en quien sea denunciante , parte o imputado, abogado, procurador, perito, intérprete o testigo, en un procedimiento para que modifique su actuación procesal , por lo que partiendo de ello hemos de entender que cuando , como ocurre en este caso, una persona intimide a otra para que modifique su actuación procesal o lo que tiene intención de llevar a cabo en un procedimiento , incurre en el tipo delictivo previsto en el artículo 464.1 del Código Penal , siempre que la persona cuya libertad se violenta sea una de las incluidas en dicho precepto . Como dice la sentencia 827/2003, de 6 de junio , la jurisprudencia ha declarado que el término intimidación como medio conminatorio, ha de ser entendido en un sentido amplio y omnicomprensivo . Se caracteriza también por la jurisprudencia al delito de obstrucción a la Justicia como delito de intención, en el que se excluyen las formas culposas, y como delito de simple actividad, en que la consumación se alcanza por el simple ejercicio de la violencia o intimidación ( STS. de 9-5-86 , 16-3-90 , 22-2-91 y de 11-4-96 ).   
  
Que los elementos típicos de este delito, previsto en el art. 464.1 del Código Penal , son los siguientes: Un sujeto activo, que puede ser cualquier persona. Un sujeto pasivo calificado que sólo puede ser quien sea denunciante, parte o imputado, abogado, procurador, perito, interprete o testigo en un procedimiento. Una acción, consiste en un comportamiento violento o intimidatorio sobre el sujeto pasivo. Un elemento intencional específico de intentar influir directa o indirectamente en el sujeto pasivo, mediante la acción violenta o intimidatoria, para que modifique su actuación procesal. Se trata de un delito de tendencia o de actividad, en el que no se exige la consecución del resultado propuesto por el autor, por lo que la consumación se alcanza cuando se profieren las amenazas o coacciones, lo que conlleva la imposibilidad de admisión de formas imperfectas de ejecución ( SSTS de 9 de mayo de 1986 , 23 de julio y 21 de septiembre de 1988 , 16 de marzo de 1990 , 22 febrero 1991 y 23 diciembre de 1999 , entre otras).”  
  


Sentencia SAP-IB 123/15 

  
"Igual suerte desestimatoria debe correr el motivo esgrimido en los recursos, referido a la pretendida infracción del artículo 464 del Código Penal al combatirse la condena por delito de obstrucción a la justicia por entender que no concurren los presupuestos del tipo.     
  
Requiere el tipo del párrafo 1.o del citado precepto que se coaccione a los que intervienen en el proceso, exigiendo de ellos un cambio de actuación procesal, y empleando como medio conminatorio la violencia o la intimidación. Sujeto activo de este delito cuando de procesos penales se trata, suele ser el imputado, sujeto pasivo del delito únicamente pueden serlo las personas específicamente relacionadas en el propio texto penal -denunciantes, partes, abogados, procuradores, peritos, intérpretes o testigos-.     
  
En relación a la intimidación, como medio conminatorio para forzar el cambio de actuación procesal, la jurisprudencia ha entendido que debe entenderse tal elemento coactivo en sentido amplio y omnicomprensivo habiéndose apreciado cuando las expresiones expuestas en tono moderado, son suficientemente significativas para atemorizar al denunciante. Se caracteriza también por la jurisprudencia a como delito de intención, en el que se excluyen las formas culposas, y como delito de simple actividad, en que la consumación se alcanza por el simple ejercicio de la violencia o intimidación." 
  
  

Sentencia SAP-Z 51/15 

  
  "Así pues, habiendo admitido el propio acusado en su declaración que no compareció a ninguna de las dos vistas señaladas, sin dar explicación alguna al órgano judicial que lo había citado, es evidente que concurre el elemento objetivo del tipo, extremo que, además, no se combate en el recurso. Lo que se discute ahora es la concurrencia de dolo, al entender el apelante que no tuvo intención de obstruir a la justicia, pero lo cierto es que la "voluntariedad" de la acción que contiene el tipo penal consiste en el conocimiento, tanto del deber de acudir al llamamiento judicial, como de las consecuencias que se derivan de tal incomparecencia, por lo que, si el acusado admitió haber recibido las citaciones, y si en la segunda se le decía expresamente que en caso de incomparecencia "se le podrá ACUSAR DE UN DELITO DE OBSTRUCCIÓN A LA JUSTICIA", es evidente que concurrieron en su conducta los dos elementos que integran el dolo en este delito, esto es, el conocimiento de la obligación de comparecer y las consecuencias del incumplimiento de dicha obligación, sin justa causa.       
  
Por tales motivos, siendo inexistente la comunicación de cualquier excusa al órgano judicial que había citado a juicio a dicho acusado, y dado que las alegaciones en que se sustenta el recurso carecen de consistencia, pues, tal como se razona en la sentencia, la visita al médico de cabecera que se dice haber hecho el primer día de la citación no está concretada en cuanto al horario o incompatibilidad con el acto judicial, y en cuanto a la orden de alejamiento respecto de una testigo que igualmente iba a comparecer al mismo juicio al que fue citado el acusado, tampoco hizo nada éste para que el órgano judicial tuviera conocimiento de ello y pudiera adoptar las medidas oportunas que permitieran su declaración."