Abogados Delito Societario2020-04-20T03:09:44+02:00

ABOGADOS DELITO SOCIETARIO

93 414 02 93

Requisitos del Delito Societario del art. 295 CP

Sentencia SAP GU-1 22/19

«Acogiendo la doctrina de la Sala Segunda, se pueden señalar como requisitos del delito previsto en el art.
295 CP según se reseña en la sentencia 91/2010, de 15 de febrero:

a) En cuanto al sujeto activo, que se trate de los administradores de hecho o de derecho o de los socios de
cualquier sociedad constituida o en formación.

b) La acción nuclear es doble: o bien la disposición fraudulenta de los bienes, o, también, la contracción de
obligaciones a cargo de la sociedad.

c) Un elemento normativo del tipo, constituido por obrar con abuso de funciones propias de su cargo, lo que da
entrada a la legislación mercantil de sociedades para su interpretación.

d) El resultado es un perjuicio económicamente evaluable a los socios, depositarios, cuenta partícipes o titulares
de los bienes, valores o capital que administren. Ciertamente, el tipo penal no se refiere directamente a la
sociedad, lo que constituye un defecto legal en la redacción de la norma, pero no cabe duda que el perjuicio
societario comprende la proyección de tal perjuicio hacia los socios.

e) Se ha de originar un beneficio propio del sujeto activo del delito, o de un tercero, incluyéndose
jurisprudencialmente la simple desaparición de bienes, sin que se acredite a dónde se han dirigido: basta
la despatrimonialización de la sociedad, no siendo necesario que se pruebe que el beneficio ha quedado
incorporado al patrimonio del acusado, sino únicamente acreditar el perjuicio patrimonial de lo administrado
como consecuencia de la gestión desleal infractora de los deberes de fidelidad inherentes a su función.

f) El tipo no conlleva necesariamente el «animus rem sibi habendi», aunque tampoco lo excluya, y ordinariamente
concurrirá, por lo que sólo precisa el dolo genérico que equivale al conocimiento y consentimiento del perjuicio
que se ocasiona al principal.

g) Este precepto requiere que la puesta en escena del mismo lo sea en el ámbito de una sociedad mercantil,
constituida o en formación.

h) Finalmente, no exige el precepto una cantidad mínima que lo separe de una falta de similar tipología (como
ocurre con la apropiación indebida, en la suma de 400 euros), sino que cualquier cuantía defraudada o distraída
permite la incardinación de los hechos en este delito, y consiguientemente, se producirá su comisión» ( STS
162/2013, de 21 de febrero de 2013).»

LLÁMENOS AL 93 414 02 93