Advocats Insolvència Punible2017-11-19T08:27:05+00:00

 

Los presupuestos del auto de continuación del Procedimiento Abreviado

Sentencia AP CS 2 21/18

“Efectivamente, el auto de continuación del Procedimiento Abreviado, no es el momento de la formalización de la imputación judicial. Tal y como señala la referida Sentencia del Tribunal Constitucional 186/1990, en el Procedimiento Abreviado, una vez que se ha prescindido del Auto de Procesamiento, la imputación judicial se formaliza en la primera comparecencia del imputado ante el Juez, conforme el Artículo 789.4 de la L.E.Crm (actual art. 775 de la Lecrim ). La imputación judicial debe ser de “hechos”, con independencia de la calificación jurídica. Estos hechos por supuesto deben ser típicos penalmente, pero no se exige en esta fase que la imputación judicial concrete la calificación jurídica definitiva de los mismo e igualmente el Auto de fecha 2 de octubre de 1995 del Tribunal Supremo declara que en el procedimiento abreviado no existe un verdadero auto de inculpación, “… lo que supone que el instructor no tiene por que describir hechos, preceptos penales y grados de participación” , y así cualquier declaración en el auto por el que se ordena continuar los trámites del capítulo IV “… en orden a las conductas de los inculpados supondría introducir en el debate jurídico conclusiones precipitadamente inoportunas, pues significaría, con los efectos consiguiente a ello, una predeterminación de lo que en su momento, si a ello hubiere lugar, se acordase “.

Pretendiendo anticipar a la esta fase previa o intermedia, en la que las acusaciones no han formalizado la acusación (art. 790 párrafo 1º), un debate impropio. Pues no se trata de un auto de inculpación, debiéndose recordar el principio acusatorio que rige en nuestro derecho procesal penal. Y en tal sentido “… las alegaciones hechas frente a este Auto, en cuanto exculpatorias para negar la existencia de conductas delictivas o la participación en ellas de los recurrentes, exceden, del ámbito procesal de ahora “. De modo que “… el contenido de esta resolución de transformar las diligencias en procedimiento abreviado no puede entenderse más allá del estrecho marco que le asigna el art. 789-5 de suerte que la parte dispositiva de la misma y la motivación que la sustenta debe ceñirse a la valoración jurídica de los hechos, al efecto del procedimiento a seguir, sin que sea legalmente posible, siquiera, establecer una calificación concreta de los hechos que prejuzguen la acusación a efectuar por las partes acusadoras a quienes está reservada esta función …”, recordaba la STS 6527/2000 de 24 de Octubre-.

En conclusión, es suficiente para adoptar esta resolución impugnada que aparezcan en la causa indicios de unos hechos con relevancia penal (imputación objetiva), y de la participación en los mismos del investigado (imputación subjetiva), con el fin de posibilitar a las acusaciones fijar sus posiciones, todo ello sin perjuicio de que tras los escritos de acusación deba el Juez Instructor adoptar la decisión que estime correcta al amparo de lo dispuesto en el art. 783 de abrir o no, en su caso, el juicio oral. Es decir, será en el auto de apertura del juicio oral donde podrá excluirse del plenario el enjuiciamiento de alguno o algunos de los delitos calificados por las acusaciones, pero no ahora, a la vista de la función que cumple en el procedimiento una resolución como la que aquí se cuestiona.”