Qué es una ordalía

Por Marco Esteban
Abogado Penalista

La ordalía o juicio de Dios por fuego y agua fue una forma de prueba habitual en el occidente cristiano hasta el año 1200. En en el año 1300 había prácticamente desaparecido. ¿Por qué? No lo sabemos bien. La función de la ordalía era aportar una prueba cuando no había suficientes evidencias contra el acusado, pero sí indicios o sospechas. Para ello, el acusado debía sostener un hierro candente o meter la mano en agua hirviendo y sanar la herida limpiamente a los tres días. O bien sumergirse en en un saco en agua fría sin hundirse. De lo contrario era culpable al no haber sido protegido por Dios.

En el año 2015 el Papa prohibió la participación de los clérigos en las ordalías. A partir de aquí las a autoridades seculares abandonaron progresivamente su práctica. Fue reemplazada por el Jurado (principalmente en Inglaterra) y por la tortura judicial en la Europa continental. En el caso del Jurado, existió una lógica de continuidad con la ordalía, porque las decisiones del Jurado eran igual de inescrutables que las de Dios. La tortura judicial retomó las tradiciones del derecho romano, donde se practicaba frecuentemente y se prolongó hasta el año 1700.

Una de las principales interpretaciones de este fenómeno pertenece al historiador Robert Bartlett (Trial by Fire and Water, Echo Point Books, 2014, Vermont).

2018-05-29T21:29:32+00:00