La incorporación al proceso de declaraciones que han tenido lugar en fase de instrucción

Sentencia CS 1 39/18

“En numerosas sentencias ha reiterado el Tribunal Supremo que la incorporación al proceso de declaraciones que han tenido lugar en fase de instrucción resulta constitucionalmente aceptable siempre que exista una causa legítima que impida la declaración en el juicio oral y que se hayan respetado los derechos de defensa del acusado, esto es, siempre que se dé al acusado una ocasión adecuada y suficiente de contestar los testimonios de cargo e interrogar a su autor, bien cuando se prestan, bien con posterioridad.

Y en concreto, ha condicionado la validez como prueba de cargo preconstituida de las declaraciones prestadas en fase sumarial al cumplimiento de una serie de requisitos que, siguiendo la doctrina constitucional, han sido clasificados como: materiales (su imposibilidad de reproducción en el acto del juicio oral, como en este caso, dada la imposibilidad de reproducción en el acto del juicio de la declaración de la testigo víctima al hallarse en ignorado paradero, tal y como costa documentalmente acreditado con las múltiples diligencias policiales realizadas), subjetivos (la necesaria intervención del Juez de Instrucción, pues la declaración a la que se dio lectura en el supuesto aquí enjuiciado fue prestada en el sumario en presencia y con intervención del Juez Instructor), objetivos (que se garantice la posibilidad de contradicción y la asistencia letrada al investigado, a fin de que pueda interrogar al testigo, pues también consta que en la declaración sumarial se contó con la presencia del Letrado del entonces investigado, a quien se dio la oportunidad, como así hizo, de interrogar a la denunciante Africa , garantizándose la posibilidad de contradicción y el derecho fundamental a la asistencia letrada del investigado) y formales (la introducción del contenido de la declaración sumarial a través de la lectura del acta en que se documenta, conforme al art. 730 Lecrim , o a través de los interrogatorios, pues se procedió formalmente en el juicio a la introducción del contenido de la declaración sumarial a través de la lectura del acta en que se documenta, conforme a lo previsto en el art. 730 Lecrim ), lo que posibilita que su contenido acceda al debate procesal público y se someta a contradicción en el plenario ante el Juez o Tribunal sentenciador.

La contradicción y el derecho de defensa se han garantizado, por tanto, mediante la intervención letrada en la declaración sumarial y la lectura en el acto del juicio, con posibilidad de la defensa de cuestionar su contenido en relación con el conjunto de las pruebas practicadas en el juicio, de modo que la prueba es válida en el presente caso a los efectos de desvirtuar la presunción constitucional de inocencia.”

2018-02-25T23:39:04+00:00