La regulación de la imprudencia punible

Sentencia AP C 1 19/18

“La modificación operada por la L.O. 1/2015, de 30 de marzo introdujo importantes modificaciones en la regulación de la imprudencia punible, al dejar sin contenido el artículo 621 del Código Penal y recogiendo únicamente en los modificados artículo 142 del Código Penal junto al delito de homicidio por imprudencia grave el delito leve de homicidio por imprudencia menos grave y en el artículo 152 del Código Penal , amén del delito de lesiones por imprudencia grave, el delito leve de lesiones por imprudencia menos grave si las lesiones tienen el resultado previsto en los artículos 149 y 150 del Código Penal.

La reforma se traduce en una menor protección en la vía penal de la vida y salud frente a comportamientos imprudentes, pues se despenalizan las imprudencias leves y se desplazan determinadas imprudencias graves (si ocasionan lesiones atenuadas del 147.2 del Código Penal) y menos graves, es decir, el umbral de la intervención penal asciende al escalón de la imprudencia menos grave desplazando las infracciones de las normas sobre circulación de vehículos que, por su entidad, valorada en abstracto al margen de su resultado, únicamente son reveladoras de una conducta negligente susceptible de ser encuadrada en el ámbito de la responsabilidad extra-contractual prevista en los artículos 1902 y concordantes del Código Civil.

Para determinar la gravedad de la imprudencia ha de atenderse a los siguientes criterios: a) la mayor o menor falta de diligencia mostrada por el agente en la acción u omisión desencadenante del riesgo, atendidas las circunstancias concurrentes en cada caso, b) la mayor o menor previsibilidad del evento que constituye el resultado y, c) el mayor o menor grado de infracción por el agente del deber de cuidado según las normas socio-culturales vigentes (en este sentido SSTS 15 de marzo de 2007 y 27 de febrero de 2001 ).”

2018-02-26T21:48:29+00:00