Injuries Lawyers2017-10-30T19:01:39+00:00

El atropello en paso de peatones es imprudencia grave

Sentencia SAP SO 141/17

“Es más, la doctrina jurisprudencial en supuestos análogos, considera que el atropello de una persona que, en travesía urbana, cruza una calle por el paso de peatones merece el calificativo de imprudencia grave ( SS. TS. 18 de julio de 1990 , 30 de noviembre de 1989 , 10 de octubre de 1992 , 14 de julio de 1980 ), pues “debe reputarse temeraria la imprudencia del conductor que atraviesa un paso de cebra, que determina la total preferencia del peatón para atravesar la calzada, y lo atropella. Nos encontramos ante uno de los casos que sirven de ejemplo claro para un condena conforme a la más grave de las modalidades en esta clase de infracciones culposas”, ( SS. TS. 25 de octubre de 1993 ), calificación que también recoge de forma expresa la Sentencia del Tribunal Supremo de 18 de julio de 1990 en un supuesto análogo al estimar el atropello de un anciano en un paso de peatones por conductor “que no se percata de la presencia del peatón hasta encontrarse encima del mismo, lo que revela la forma distraída con que el procesado conducía en los momentos que precedieron a la colisión” , estimando que tal comportamiento entraña una “infracción de un deber elemental del cuidado que cualquier conductor normal habría observado” .

En análogo sentido la sentencia del TS de 7 de marzo de 1981 afirma que “con independencia de las infracciones reglamentarias, la gravedad de la imprudencia se mide por la intensidad del descuido, el desprecio absoluto a lo previsible, y la omisión de los deberes de cuidado exigidos a todos los conductores, y debe merecer la más severa calificación, dentro de los grados de la imprudencia punible, quién conduciendo un turismo en tramo de vía urbana descendente, recto y amplio, no se percata a tiempo y atropella a dos peatones ancianos que cruzaban de izquierda a derecha por un paso señalizado& quot; . Criterio que ha sido seguido, entre otras por SAP de Palencia de 14 de abril de 2015 , y otras, en supuestos de atropello en pasos de peatones en circunstancias climatológicas complicadas. Debiéndose de añadir que el accidente se produce en un paso de cebra, la preferencia de paso es de la peatón, quien conduce la máquina potencialmente lesiva es el ahora recurrente, no respetar el paso de cebra supone infringir normas de circulación, especialmente pensadas además para la protección de la salud e integridad física de los peatones, y hacerlo además en un día en que las circunstancias climatológicas eran muy buenas, configura una situación en que la conducta del ahora recurrente si debe de calificarse de grave.”