¿Qué sucede cuando le condenan a una pena de prisión y se han agotado todos los recursos?

La gran mayoría de los supuestos en los que alguien debe finalmente entrar en prisión se producen cuando la supera los dos años, ya que no es posible obtener la suspensión. En ese caso el juez le otorga al penado, si no se encuentra en prisión provisional, unos diez días para presentarse voluntario en el centro de penitenciario de su elección. Esto sorprende a casi todos, porque no se esperan que el Estado les conceda tal libertad de elección. Pero así es, y el penado puede acudir de voluntariamente a la prisión que le parezca más adecuada en todo el territorio nacional.

¿Qué sucede si el penado opta por no comparecer en alguna cárcel antes del fin del plazo establecido por el juzgado? Comete un delito de quebrantamiento de condena del artículo 468 del Código Penal, castigado con una multa, que será proporcional a sus ingresos económicos. Curiosamente el delito es el mismo, pero la pena es distinta si el penado en vez de no entrar se fuga de un establecimiento penitenciario. En este caso la pena es de seis meses a un año de prisión.

2017-12-26T19:17:05+00:00