Abogados Obstrucción a la Justicia2021-02-26T03:25:14+01:00

ABOGADOS OBSTRUCCIÓN A LA JUSTICIA

93 414 02 93

Abogados Penalistas Especialistas en Delito de Obstrucción a la Justicia

Caso de Éxito en Delito de Obstrucción a la Justicia

Absolución

Tribunal: Juzgado de lo Penal
Acusación: Ministerio Fiscal
Pena solicitada: 3 años de prisión por delito de obstrucción a la justicia

Jurisprudencia

Elementos típicos del delito de obstrucción a la justicia

Sentencia AP C 51/16

“En primer lugar, el artículo 464 del Código Penal sanciona al que con violencia o intimidación intentare influir directa o indirectamente en quien sea denunciante , parte o imputado, abogado, procurador, perito, intérprete o testigo, en un procedimiento para que modifique su actuación procesal , por lo que partiendo de ello hemos de entender que cuando , como ocurre en este caso, una persona intimide a otra para que modifique su actuación procesal o lo que tiene intención de llevar a cabo en un procedimiento , incurre en el tipo delictivo previsto en el artículo 464.1 del Código Penal , siempre que la persona cuya libertad se violenta sea una de las incluidas en dicho precepto . Como dice la sentencia 827/2003, de 6 de junio , la jurisprudencia ha declarado que el término intimidación como medio conminatorio, ha de ser entendido en un sentido amplio y omnicomprensivo . Se caracteriza también por la jurisprudencia al delito de obstrucción a la Justicia como delito de intención, en el que se excluyen las formas culposas, y como delito de simple actividad, en que la consumación se alcanza por el simple ejercicio de la violencia o intimidación ( STS. de 9-5-86 , 16-3-90 , 22-2-91 y de 11-4-96 ).

Que los elementos […]

La intimidación en el delito de obstrucción a la justicia

Sentencia AP-IB 123/15

“Igual suerte desestimatoria debe correr el motivo esgrimido en los recursos, referido a la pretendida infracción del artículo 464 del Código Penal al combatirse la condena por delito de obstrucción a la justicia por entender que no concurren los presupuestos del tipo.

Requiere el tipo del párrafo 1.o del citado precepto que se coaccione a los que intervienen en el proceso, exigiendo de ellos un cambio de actuación procesal, y empleando como medio conminatorio la violencia o la intimidación. Sujeto activo de este delito cuando de procesos penales se trata, suele ser el imputado, sujeto pasivo del delito únicamente pueden serlo las personas específicamente relacionadas en el propio texto penal -denunciantes, partes, abogados, procuradores, peritos, intérpretes o testigos-.

En relación a la intimidación, como medio conminatorio para forzar el cambio de actuación procesal, la jurisprudencia ha entendido que debe entenderse tal elemento coactivo en sentido amplio y omnicomprensivo habiéndose apreciado cuando las expresiones expuestas en tono moderado, son suficientemente significativas para atemorizar al denunciante. Se caracteriza también por la jurisprudencia a como delito de intención, en el que se excluyen las formas culposas, y como delito de simple actividad, en que la consumación se alcanza por el simple ejercicio de la violencia o intimidación.”

El dolo en el delito de obstrucción a la justicia

Sentencia SAP-Z 51/15

“Así pues, habiendo admitido el propio acusado en su declaración que no compareció a ninguna de las dos vistas señaladas, sin dar explicación alguna al órgano judicial que lo había citado, es evidente que concurre el elemento objetivo del tipo, extremo que, además, no se combate en el recurso. Lo que se discute ahora es la concurrencia de dolo, al entender el apelante que no tuvo intención de obstruir a la justicia, pero lo cierto es que la “voluntariedad” de la acción que contiene el tipo penal consiste en el conocimiento, tanto del deber de acudir al llamamiento judicial, como de las consecuencias que se derivan de tal incomparecencia, por lo que, si el acusado admitió haber recibido las citaciones, y si en la segunda se le decía expresamente que en caso de incomparecencia “se le podrá ACUSAR DE UN DELITO DE OBSTRUCCIÓN A LA JUSTICIA”, es evidente que concurrieron en su conducta los dos elementos que integran el dolo en este delito, esto es, el conocimiento de la obligación de comparecer y las consecuencias del incumplimiento de dicha obligación, sin justa causa.

Por tales motivos, siendo inexistente la comunicación de cualquier excusa al órgano judicial que había citado a juicio a dicho acusado, y dado que las alegaciones en que […]

El delito de obstrucción a la justicia

 

El delito de obstrucción a la justicia está tipificado en los artículos 463 y 464 del Código Penal. Concretamente, el artículo 463 se centra en el delito de incomparecencia injustificada en causa criminal, y el 464 de los atentados contra la libertad de los intervinientes en un proceso judicial. Este delito consiste en un conjunto de acciones ejercidas por el acusado o el abogado, que provocan una obstrucción o enlentecimiento del procesamiento judicial. El bien jurídico protegido por este delito es la correcta Administración de la justicia, así como otros bienes de la víctima que se ven afectados por esa obstrucción del delito. En la obstrucción de la justicia existe un carácter doloso, ya que el acusado tiene como objetivo enlentecer y dificultar el procesamiento jurídico por lo que es consciente del perjuicio causado.

Elementos de la Obstrucción a la Justicia

Para la consumación de un delito de obstrucción a la justicia es necesario que existan los siguientes elementos:

Un sujeto activo, que es el responsable de la obstrucción del proceso judicial. Puede ser cualquier persona, abogado o procurador. En el caso de ser un acusado, este será inculpado por dos delitos, uno de obstrucción a la justicia, y el delito previamente acusado.
Un sujeto pasivo, que sufre las consecuencias de la obstrucción provocada por el sujeto activo en el procesamiento del juicio. Puede ser:
El Estado, es decir, la propia Administración de justicia, debido al enlentecimiento del juicio.
Cualquier persona que se vea afectada por la obstrucción, ya sea denunciante, testigo, abogado, procurador…
Otro elemento indispensable de este delito es la acción llevada a cabo por el sujeto activo, que tiene como fin último retrasar o dificultar la labor a la Administración de Justicia. Las dos conductas principales son la violencia o intimidación sobre el sujeto pasivo y la incomparecencia en el juicio.

Incomparecencia en causa criminal

La incomparecencia injustificada en un juicio también recibe el nombre de obstrucción pasiva y se trata de un delito de resultado consistente en la omisión de comparecencia en el juicio, teniendo como resultado la obstrucción o enlentecimiento del proceso judicial. Esta conducta se da, únicamente, en el juicio oral de procesos criminales. La justa causa ha de ser determinada por el juzgado, y atiende a los motivos objetivos que han obligado al acusado a no asistir al juicio oral. No será considerado como causa justa cualquier causa subjetiva o que no pueda valorarse mediante criterios objetivables.

Penalidad del delito de obstrucción a la justicia

La penalidad para la conducta de incomparecencia injustificada dependerá de si se trata de una conducta atenuada o agravada. A continuación, analizaremos particularmente cada uno de estos casos.

Subtipo Atenuado

El subtipo atenuado se da cuando la incomparecencia se ha producido dos veces, habiendo sido advertido el acusado e independientemente de si se suspende, o no, el juicio. Son necesarios los siguientes requisitos:

– Procesamiento judicial sin reo en prisión. Es decir, el acusado está en libertad provisional.
– Incomparecencia injustificada. El acusado se niega a comparecer en el juicio sin un motivo objetivo y válido que lo acredite, sin justa causa.- Segunda citación para comparecer. Tras haberse producido la primera incomparecencia, el responsable recibe una segunda citación judicial, advirtiéndosele de la posibilidad de cometer un delito de obstrucción a la justicia. Para la consumación de este delito, el sujeto activo rechaza esta segunda citación.

Si se cumplen estas tres premisas, nos encontramos ante un subtipo atenuado de obstrucción a la justicia, penado con multa de seis a diez meses.

Subtipo Agravado

El subtipo agravado del delito de obstrucción a la justicia se produce cuando el sujeto activo interviene directamente en los trámites del procesamiento judicial. Es decir, cuando el sujeto activo sea abogado, fiscal, procurador, juez o cualquier otro profesional del derecho. Al igual que el subtipo atenuado, ha de tratarse de una causa criminal, pero, a diferencia de este, es independiente del reo en prisión o en libertad provisional. El sujeto activo ha de comparecer, ejerciendo su labor como profesional. Si esto no se produce, sin causa justa, se impone el subtipo agravado

Influir con violencia e intimidación en un acto procesal

La utilización de la violencia e intimidación en un procesamiento jurídico es otra de las modalidades del delito de obstrucción de la justicia, y tiene como objetivo dificultar los trámites. La conducta típica consiste en recurrir a la violencia o intimidación para influir sobre los sujetos pasivos que intervienen de forma directa en el acto judicial, con el objetivo de obtener alguna ventaja en el procesamiento o enlentecer el proceso. Esta modalidad puede darse en cualquier citación judicial y se produce con antelación a la celebración del juicio para poder influir en los responsables del procesamiento.

La pena para esta conducta es de uno a cuatro años de prisión o multa de seis a veinticuatro meses, aunque existe una condena agravada cuando, gracias a esta violencia o intimidación, el acusado consigue los objetivos perseguidos. La pena para esta conducta agravada es de cuatro a seis años de prisión o multa de veinticuatro a treinta y seis meses. Además, si debido a la violencia utilizada se causan lesiones en el sujeto pasivo, también serán imputadas penas del delito de lesiones.

Represalias por una actuación en procedimiento judicial

Esta situación se da una vez que el juicio ha terminado, cuando el acusado de la citación judicial recurre a la violencia, atentando contra la vida, integridad, libertad o bienes de los profesionales encargados del procesamiento del juicio. Tiene como objetivo proteger a los profesionales de la Administración de Justicia.
La conducta para esta actuación es de uno a cuatro años de prisión o multa de seis a veinticuatro meses.

Destrucción, inutilización y ocultación de documentos o actuaciones por abogado o procurador

Esta es otra de las modalidades de obstrucción a la justicia ya que su objetivo es dificultar el procesamiento judicial. Se produce cuando los abogados o procuradores, abusando de su ejercicio profesional, inutilizan, destruyen u ocultan documentos o actuaciones recibidas laboralmente. La pena para esta conducta es de seis meses a dos años de prisión, multa de siete a doce meses, e inhabilitación especial de tres a seis años para el abogado o procurador. Si fuera cometido por un particular la pena será multa de tres a seis meses.

Revelación de actuaciones secretas

La revelación de actuaciones secretas se da cuando el abogado o procurador en funciones revela actuaciones consideradas como secretos, y que tienen relevancia en el proceso judicial, provocando así una obstrucción. La condena por esta revelación es multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial del cargo de uno a cuatro años. La pena será impuesta en su mitad inferior cuando sea un particular quien lo cometa.
En el caso de que esta revelación sea hecha por un funcionario de la Administración de Justicia, se impondrán las penas del delito de revelación de secretos en su mitad superior.

Deslealtad profesional

La deslealtad profesional es un delito recogido en el Código Penal y se da cuando un abogado, habiendo defendido un caso particular, defienda un caso relacionado, pero con intereses contrarios. La pena para este delito es una multa de seis a doce meses e inhabilitación del cargo por un tiempo comprendido entre dos y cuatro años.

LLÁMENOS AL 93 414 02 93