El derecho de defensa y los derechos del imputado

El derecho de defensa y los derechos del imputado

El derecho de defensa se compone de los derechos de defensa que las diferentes leyes penales otorgan al investigado. Estos derechos se recogen fundamentalmente en la Constitución Española, la Ley de Enjuiciamiento Criminal y la Ley Orgánica del Poder Judicial. Los más relevantes son:

  • Derecho a ser parte en el procedimiento penal.
  • Derecho a solicitar diligencias de investigación.
  • Derecho a ser puesto en libertad o a disposición judicial en un máximo de 72 horas tras la detención.
  • Derecho a la asistencia de un abogado privado o de oficio a lo largo de todo el procedimiento penal.
  • Derecho a la presunción de inocencia.
  • Derecho a no ser detenido, excepto en los supuestos previstos en la Ley.
  • Derecho a ser informado de la acusación.
  • Derecho a no confesarse culpable ni declarar contra sí mismo.
  • Derecho a no ser encarcelado sin decisión judicial ajustada a derecho.
  • Derecho a atención médica.
  • Derecho a ser asistido por un intérprete.
  • Derecho a la inviolabilidad del domicilio, excepto por resolución judicial.
  • Derecho a comunicar a otra persona la detención
  • Derecho a los recursos y a la segunda instancia.
  • Derecho a no sufrir tortura o tratos degradantes.
2018-01-27T21:30:10+00:00