La agravante de abuso de las relaciones personales en el delito de apropiación indebida

Sentencia AP V 3 154/18

“No concurre, sin embargo, la agravante específica de cometer el delito “…con abuso de las relaciones personales existentes entre víctima y defraudador.” ( art. 250.1.6 CP ) -solicitada por la acusación particular-, cuya circunstancia ha de ser interpretada restrictivamente y estar debidamente acreditada. Ha de tenerse en cuenta que es consustancial delito objeto de acusación el quebranto de la lealtad debida a la confianza depositada, exigiéndose para la aplicabilidad de la agravante especifica aquí comentada una confianza anterior y distinta a la que se crea con la relación que sirve de presupuesto a la apropiación indebida; en este sentido, la STS, 295/2013, 1-3 , expresa que “…si del campo de la estafa, nos trasladamos al de la apropiación indebida las cautelas con las que ha de manejarse ese subtipo han de acentuarse más.

El quebrantamiento de vínculos de confianza o relaciones personales es elemento ínsito en toda apropiación indebida y la graduación entre una mayor o menor confianza defraudada es escala poco nítida para sentar fronteras claras entre el tipo básico y el agravado con el nada desdeñable incremento de pena que comporta la diferenciación. Será necesario señalar dos focos de confianza defraudados (en este caso el propio de la relación profesional de administrador y el de amistad), y un superior deber de lealtad violado al habitual,- y que una de esas fuentes generadoras de confianza tenga su base en relaciones de tipo personal (las profesionales dan lugar a otro subtipo incluido en el mismo número) que además sean previas a la relación jurídica presupuesto de la apropiación indebida (depósito, comisión, administración…).

La reciente STS 37/2013, de 30 de enero recalca en la excepcionalidad de la aplicación del art. 250.1.7ª a los delitos de apropiación indebida, haciendo un recorrido muy ·completo sobre los pronunciamientos jurisprudenciales más relevantes: “la agravación prevista en el art. 250.1.7, en cuanto se refiere a que el autor del delito cometa abuso de las relaciones personales que existan entre él y la víctima o se aproveche de su credibilidad empresarial o profesional, puede apreciarse -se dice en STS. 368/2007 de 9.5 – con más claridad en los supuestos de estafa, en los que existe una maquinación engañosa previa al desplazamiento patrimonial en la que puede ser utilizada la facilidad que supone el abuso o aprovechamiento de aquellas circunstancias, que en los de apropiación indebida, en los que la recepción de la cosa o dinero se produce siempre en atención a una relación de confianza previa que el autor del delito quebranta posteriormente con su acción de apoderamiento ( STS núm. 2232/2001, de 22 de noviembre ).  (…)

El delito es continuado por cuanto los hechos objeto de enjuiciamiento se reconducen, no a una sola acción o actuación típica, sino una multiplicidad de ellas, en diferentes ocasiones y tiempo, respondiendo a un mismo plan, concurriendo en el supuesto planteado los requisitos necesarios para estar en presencia de la continuidad delictiva ( art. 74 C. Penal ), señalando la Jurisprudencia ( SSTS 860/2008, 17-12 ; 667/2008, 5-11 ) los siguientes: “a) Ejecución de una “pluralidad de acciones”. b) Cierta “conexidad temporal” dentro de esa pluralidad; c) El elemento subjetivo: el autor de las diversas acciones las “realice en ejecución de un plan preconcebido o aprovechando idéntica ocasión”. D) Homogeneidad en el modus operandi en las diversas acciones.”

2018-04-01T07:58:25+00:00