¿Qué sucede cuando una persona es detenida por la policía?

Por Marco Esteban
Abogado Penalista

Cuando la policía detiene a un ciudadano al considerar que ha cometido un delito, dispone de un máximo de 72 horas para ponerlo a disposición del juez. Durante ese tiempo, detenido se encuentra en los calabozos de la comisaría o del centro de detención policial de la localidad y la policía practica diversas diligencias de investigación. Entre ellas, la declaración policial del detenido, que se realiza en presencia de abogado. El detenido tiene derecho a solicitar que se llame a un abogado particular de su elección o que se designe un abogado de oficio. El detenido tiene derecho a negarse a declarar.

Siempre antes del plazo de 72 horas desde la detención, la policía conduce al detenido ante el juzgado al juez de instrucción de guardia del lugar de la detención. El juez de guardia practica una serie de diligencias de instrucción, entre las cuales se encuentran la declaración judicial del detenido y la decisión de dejarle en libertad o dictar prisión provisional. Posteriormente, el juez de guardia remite la causa al juzgado de instrucción del lugar en el que se ha cometido el hecho delictivo (o del domicilio de la mujer en el caso de los delitos de violencia de género). Este juzgado de instrucción (que podría o no ser el mismo que el juzgado de instrucción que realizó la guardia) será el encargado de instruir el procedimiento y, si procede, ratificar la medida de prisión provisional impuesta por el juzgado de guardia.
 

2018-01-02T20:02:07+00:00