Abogados Usurpación de Identidad2018-10-24T22:03:19+00:00
93 414 02 93

Caso de Éxito en Delito de Usurpación de Identidad

Sobreseimiento

Tribunal: Juzgado de Instrucción
Denunciante: Particular
Imputación: Delito de usurpación de identidad
Defensa: Esteban Abogados

Dolo y resultado penalmente relevante

Tribunal Supremo. Sala de lo Penal

Sentencia 472/2018

“En las sentencias de esta Sala 172/2008, de 30 de abril, y 716/2009, de 2 de julio, recogido también en las sentencias 890/2010, de 8 de octubre y 1187/2011, de 2 de noviembre, se decía que “el dolo, según la definición más clásica, significa conocer y querer los elementos objetivos del tipo penal. En realidad, la voluntad de conseguir el resultado no es más que una manifestación de la modalidad más frecuente del dolo en el que el autor persigue la realización de un resultado, pero no impide que puedan ser tenidas por igualmente dolosas aquellas conductas en las que el autor quiere realizar la acción típica que lleva a la producción del resultado o que realiza la acción típica representándose la posibilidad de la producción del resultado. Lo relevante para afirmar la existencia del dolo penal es, en esta construcción clásica del dolo, la constancia de una voluntad dirigida a la realización de la acción típica, empleando medios capaces para su realización.

Esa voluntad se concreta en la acreditación de la existencia de una decisión dirigida al conocimiento de la potencialidad de los medios para la producción del resultado y en la decisión de utilizarlos. Si, además, resulta acreditado la intención de conseguir el resultado, nos encontraremos ante la modalidad dolosa intencional en la que el autor persigue el resultado previsto en el tipo, en los delitos de resultado”. Se seguía diciendo, más adelante, que “ello no excluye un concepto normativo del dolo basado en el conocimiento de que la conducta que se realiza pone en concreto peligro el bien jurídico protegido, de manera que en esta segunda modalidad el dolo radica en el conocimiento del peligro concreto que la conducta desarrollada supone para el bien jurídico…En el conocimiento del riesgo se encuentra implícito el conocimiento del resultado y desde luego la decisión del autor está vinculada a dicho resultado” ( STS de 1 de diciembre de 2004, entre otras muchas).

Y se concluía que “…se estima que obra con dolo quien, conociendo que genera un peligro concreto jurídicamente desaprobado, no obstante, actúa y continúa realizando la conducta que somete a la víctima a riesgos que el agente no tiene la seguridad de poder controlar y aunque no persiga directamente la causación del resultado, del que no obstante ha de comprender que hay un elevado índice de probabilidad de que se produzca”. La diferencia con la imprudencia se residencia generalmente en el grado de probabilidad de producción del resultado, obtenido desde las características de la conducta y de la naturaleza del riesgo creado.

En definitiva, es necesario establecer que, con una determinada conducta, dadas las circunstancias, se está creando un riesgo no permitido para un bien jurídico, y que, por las características del caso, entre ellas, la intensidad o gravedad del propio riesgo, existe una alta probabilidad de que se produzca el resultado típico. Al tiempo es preciso determinar que el sujeto conoce que, con su comportamiento, está creando tal clase de riesgo no permitido para el bien jurídico protegido; que concurre una alta probabilidad de causación del resultado, y que, a pesar de ello, decide ejecutar y ejecuta la conducta. Bien porque asume tal resultado pese a todo, o bien porque le resulte indiferente. No basta, pues, con el conocimiento de la creación del riesgo, pues el dolo debe abarcar también la alta probabilidad del resultado. Aunque, en numerosas ocasiones, de la intensidad del riesgo ya se desprenda el conocimiento de la probabilidad del resultado.”

Naturaleza de la prueba indiciaria

Sentencia AP A 100 129/18

“Las pruebas indiciarias van dirigidas a mostrar la certeza de unos hechos (indicios) por medio de un razonamiento basado en el nexo causal y lógico entre los hechos probados y los que se trata de probar, admitidas ya desde la Sentencia del TC 174/85, como prueba suficiente para destruir la presunción de inocencia y seguidas por las de 21 de diciembre de 1988 , 15 de septiembre de 1994 y la de 6 de junio de 1995 y de nuestro Tribunal Supremo, por todas, la de 31 de mayo de 1994 , 4 de octubre de 1995 , 19 de enero de 1996 . En efecto, en la prueba indiciaria lo que se demuestra es la certeza de unos hechos llamados indicios que no son constitutivos del delito objeto de acusación pero permiten, a través de la lógica y las reglas de experiencia, inferir el hecho delictivo y la participación del acusado.

La posibilidad de que esta clase de prueba se considere de cargo capaz de desvirtuar de presunción de inocencia, está sometida al cumplimiento de determinados requisitos, que la Sala Segunda del Tribunal Supremo viene exigiendo reiteradamente que los indicios han de estar plenamente acreditados, han de ser plurales, porque es la acumulación de ellos en un mismo sentido lo que permite formar la convicción del Tribunal excluyendo toda duda ( Sentencia de 9 de mayo de 1996 ); si bien excepcionalmente cabe que el indicio sea único pero de singular potencia acreditativa ( Sentencias de 23 de mayo y 5 de octubre de 1997 ), o que un solo hecho-base se pueda diversificar en una pluralidad de indicios, pues tal multiplicidad o pluralidad no necesariamente deriva de hechos distintos sino de que recaigan sobre un mismo objeto ( Sentencias de 5 de marzo y 3 de abril de 1998 ); han de ser los indicios concomitantes al dato fáctico a probar.

Es decir: deben estar conectados o relacionados material y directamente con el hecho criminal y su agente. Deben estar interrelacionados: “Derivadamente esta misma naturaleza periférica exige que los datos estén no solo relacionados con el hecho nuclear precisado de prueba, sino también interrelacionados; es decir, como notas de un mismo sistema en el que cada una de ellas repercute sobre las restantes en tanto en cuanto forman parte de él. La fuerza de convicción de esta prueba dimana no solo de la adición o suma, sino también de esta imbricación” ( Sentencias de 13, de 21 y de 24 de mayo , y 13 de julio de 1996 ).

Es necesario que a partir de esos indicios se deduzca el hecho consecuencia como juicio de inferencia razonable, es decir, que no solamente no sea arbitrario, absurdo o infundado, sino que responda plenamente a las reglas de la lógica y de la experiencia, de manera que de los hechos base acreditados fluya, como conclusión natural el dato precisado de demostración existiendo entre ambos un “enlace preciso y directo según las reglas del criterio humano”. Sentencias de 18 de octubre de 1995 ; 19 de enero y 13 de julio de 1996 , entre otras). Y en el ámbito de lo formal es preciso que la Sentencia exprese cuáles son los hechos base o indicios en que se apoya el juico de inferencia, y que explicite el razonamiento a través del cual partiendo de los indicios se llega a la convicción sobre le acaecimiento del hecho punible y la participación del acusado ( Sentencias de 81 de enero y 11 de abril de 1995 ).”

Requisitos del delito de usurpación de identidad

Sentencia AP VA 273/17

“No obstante, en cuanto al delito usurpación de estado civil (artículo 401 del Código Penal) la jurisprudencia mayoritaria entiende que no basta con el mero uso público (prolongado o no) de nombre de otra persona sino que es necesario hacer algo que solo puede hacer esta, por las facultades, derechos u obligaciones que a ella únicamente corresponden, es decir requiere la asunción de la total personalidad ajena con ejercicio de sus derecho y acciones dentro de su estatus familiar y social, haciéndolo con carácter de continuidad y permanencia.”

Significado de usurpar en el delito de usurpación de identidad

Sentencia AP J 373/17

“Y en cuanto al delito del artículo 401 del Código Penal que indica el apelante que en todo caso es el que constituirían los hechos enjuiciados, hemos de tener en cuenta que en dicho precepto se castiga al que “usurpare el estado civil de otro”, y usurpar el estado civil de otro lleva siempre consigo el uso del nombre y apellidos de ese otro, pero evidentemente requiere algo más. Usurpar equivale a atribuirse algo ajeno. En la segunda acepción del Diccionario de la Lengua se dice que es “arrogarse la dignidad, empleo u oficio de otro, y usarlos como si fueran propios”. Para usurpar no basta con usar un nombre y apellidos de otra persona, sino que es necesario hacer algo que sólo puede hacer esa persona por las facultades, derechos u obligaciones que a ella sólo corresponden, como por ejemplo, obrar como si uno fuera otro para cobrar un dinero.”

Dolo y resultado penalmente relevante

Tribunal Supremo. Sala de lo Penal

Sentencia 472/2018

“En las sentencias de esta Sala 172/2008, de 30 de abril, y 716/2009, de 2 de julio, recogido también en las sentencias 890/2010, de 8 de octubre y 1187/2011, de 2 de noviembre, se decía que “el dolo, según la definición más clásica, significa conocer y querer los elementos objetivos del tipo penal. En realidad, la voluntad de conseguir el resultado no es más que […]

Naturaleza de la prueba indiciaria

Sentencia AP A 100 129/18

“Las pruebas indiciarias van dirigidas a mostrar la certeza de unos hechos (indicios) por medio de un razonamiento basado en el nexo causal y lógico entre los hechos probados y los que se trata de probar, admitidas ya desde la Sentencia del TC 174/85, como prueba suficiente para destruir la presunción de inocencia y seguidas por las de 21 de diciembre de 1988 , 15 de septiembre […]

Requisitos del delito de usurpación de identidad

Sentencia AP VA 273/17

“No obstante, en cuanto al delito usurpación de estado civil (artículo 401 del Código Penal) la jurisprudencia mayoritaria entiende que no basta con el mero uso público (prolongado o no) de nombre de otra persona sino que es necesario hacer algo que solo puede hacer esta, por las facultades, derechos u obligaciones que a ella únicamente corresponden, es decir requiere la asunción de la total personalidad ajena con ejercicio […]

Significado de usurpar en el delito de usurpación de identidad

Sentencia AP J 373/17

“Y en cuanto al delito del artículo 401 del Código Penal que indica el apelante que en todo caso es el que constituirían los hechos enjuiciados, hemos de tener en cuenta que en dicho precepto se castiga al que “usurpare el estado civil de otro”, y usurpar el estado civil de otro lleva siempre consigo el uso del nombre y apellidos de ese otro, pero evidentemente requiere […]

LLÁMENOS AL 93 414 02 93 Y CONCIERTE UNA REUNIÓN