Delito de Trabajo

Abogados Penalistas Especialistas en Delitos de Trabajo

Casos de Éxito Recientes

Delitos de Trabajo

Resultado: Sobreseimiento

Tribunal: Juzgado de Instrucción
Denunciante: Particular
Imputación: Delito contra los derechos de los trabajadores

Delitos de Trabajo

Resultado: Sobreseimiento

Instrucción: Fiscalía
Denunciante: Policía
Imputación: Delito de Trabajo

Jurisprudencia

Sentencia AP IB 400/17

«Para resolver las alegaciones de los apelantes en relación al delito contra la seguridad en el trabajo debe recordarse que el artículo 316 del CP tiene la naturaleza de norma penal en blanco por cuanto castiga a los que, con infracción de las normas de prevención de riesgos laborales y estando legalmente obligados, no faciliten los medios necesarios para que los trabajadores desempeñen su actividad con las medidas de seguridad e higiene adecuadas. Ello nos remite a la normativa de seguridad y salud en el trabajo. A ella acudiremos para determinar, en primer lugar, si el acusado Sr. Pablo está legalmente obligado a facilitar los medios necesarios de seguridad previstos en la normativa de prevención. Inmediatamente después veremos si ha sido vulnerada esta.

Por último calificaremos la conducta como delito si concurren los restantes elementos del mismo, o absolveremos en otro caso. A estos efectos, el artículo 14.1 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales consagra el derecho de los trabajadores a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo. Correlativo a dicho derecho es el deber del empresario de protección eficaz de los trabajadores frente a los riesgos laborales. El número 3 de dicho artículo reza: El empresario deberá cumplir las obligaciones establecidas […]

Tribunal Supremo. Sala de lo Penal.  
Sentencia 478/15 

«El tipo penal, cuya aplicación se pretende por el Ministerio Fiscal, es el art. 311.2º del Código Penal , precepto introducido por la LO 7/2012, de 27 de diciembre, con entrada en vigor a partir del día 17 de enero de 2013. En concreto tal tipo penal castiga con la sanción dispuesta en el mismo, a los que den ocupación simultáneamente a una pluralidad de trabajadores sin comunicar su alta en el régimen de la Seguridad Social 3 que corresponda o, en su caso, sin haber obtenido la correspondiente autorización de trabajo, siempre que el número de trabajadores afectados sea al menos de: a) el veinticinco por ciento, en las empresas o centros de trabajo que ocupen a más de cien trabajadores, b) el cincuenta por ciento, en las empresas o centros de trabajo que ocupen a más de diez trabajadores y no más de cien. c) la totalidad de los mismos, en las empresas o centros de trabajo que ocupen a más de cinco y no más de diez trabajadores. (…) 
  
La finalidad de la norma, como se deduce del Preámbulo de la LO 7/2012, es sancionar a quienes recurren, de forma masiva […]

El delito contra los derechos de los trabajadores

Este delito viene tipificado en los artículos 311 a 318 del Código Penal, dentro del Derecho Penal del Trabajo. Los bienes jurídicos protegidos por este delito son la seguridad del trabajador en el trabajo, y el resto de condiciones laborales, como el derecho a huelga, vacaciones, o libertad sindical.

Este delito engloba una serie de conductas cuyo factor común es el perjuicio del trabajador, pues todos ellos atentan contra sus derechos. La consumación de todos estos también se produce en el mismo momento, justo cuando cualquiera de los derechos del trabajador se ve afectado negativamente por estas conductas.

Sujeto activo del delito

El sujeto activo en estos delitos es aquel que atenta contra los derechos de los trabajadores y, por tanto, es el responsable del delito. Cuando el sujeto activo sea el empresario, la responsabilidad penal recaerá tanto a nivel individual, como a nivel empresarial en la empresa o institución correspondiente. Es muy frecuente que el sujeto activo sea el director de una empresa debido a su situación de superioridad laboral con respecto a los trabajadores.

Cuando la imputación afecta a una persona jurídica, el administrador o responsable de la institución se hará cargo de dicho delito. Sin embargo, el responsable de este delito también puede ser un particular, siempre y cuando tenga conocimiento del delito y, pudiendo evitarlo, no lo haya intentado al menos.

Sujeto pasivo del delito

El sujeto pasivo de estos delitos siempre es el trabajador, que sufre las consecuencias de la explotación laboral llevada a cabo por personal jerárquicamente superior. En concreto, se trata de un trabajador por cuenta ajena, puesto que sigue las indicaciones y directrices de un empresario por el que ha sido contratado.

Delito por no dar de alta al trabajador en la Seguridad Social

Este delito es uno de los más frecuentes contra los derechos de los trabajadores. Consiste en dar ocupación laboral a trabajadores sin darles de alta en el régimen de la Seguridad Social. Para la consumación del delito es necesario que los trabajadores afectados constituyan:

  • El veinticinco por ciento, en las empresas que cuenten con más de cien trabajadores.
  • El cincuenta por ciento, cuando la empresa tenga más de diez trabajadores y menos de cien.
  • El cien por ciento de los trabajadores de una empresa, cuando sean más de cinco y menos de diez trabajadores.

La pena para este delito es de seis meses a seis años de prisión, junto con una multa de seis a doce meses. Además, puede agravarse imponiéndose las penas superiores en un grado si se recurre a la violencia o intimidación.

El sujeto activo en este delito es un empresario, pues es el que contrata a los trabajadores. El sujeto pasivo es el trabajador que trabaja en la empresa, pero que no ha sido dado de alta en la Seguridad Social.

Delito de imposición de condiciones ilegales de trabajo

Este delito engloba un conjunto de conductas que atentan contra los derechos de los trabajadores, abusando de ellos e imponiendo condiciones laborales o de la Seguridad Social que perjudiquen, supriman o afecten a dichos derechos de forma negativa.

En la mayoría de las ocasiones, esta imposición se realiza mediante engaño o alteración de la situación real, para que el sujeto pasivo no crea que se está abusando de él. Sin embargo, si la condición es aceptada por el trabajador no podría ser considerado delito. La otra conducta frecuente consiste en aprovecharse de la situación de necesidad económica del trabajador para poder imponer estas condiciones laborales abusivas y explotadoras.

Es delito está castigado con una pena de seis meses a seis años y una multa de seis a doce meses, pudiéndose agravar en un grado superior si se utiliza la violencia o intimidación.

Delito de contratar mano de obra clandestina

La contratación de mano de obra ilegal es un delito tipificado en el artículo 312 del Código Penal, y comprende dos modalidades:

  • Esta primera conducta se da cuando el empresario trafica ilegalmente con la mano de obra, contratando a trabajadores para llevar a cabo esta mano de obra, en contra de los derechos y el convenio de los trabajadores.
  • La segunda conducta consiste en ofrecer condiciones laborales falsas para reclutar trabajadores, así como determinar el abandono de su trabajo a otros. También castiga a aquellos que recluten trabajadores extranjeros sin permiso de trabajo para llevar a cabo esta mano de obra, atentando contra sus derechos.

Este delito conlleva una pena de dos a cinco años de prisión, y multa de seis a doce meses.

Delito de favorecimiento de inmigración clandestina de trabajadores

El favorecimiento de la inmigración de trabajadores es una conducta que atenta contra los derechos del trabajo y de los inmigrantes.  Se produce cuando se promueve o favorece la inmigración de trabajadores extranjeros, así como el resto de acciones que faciliten este tráfico ilegal. La pena impuesta es de dos a cinco años de prisión y una multa de seis a doce meses.

Delito de favorecimiento de emigración de trabajador a otro país

Este delito consiste en facilitar, favorecer o ayudar a la emigración de trabajadores hacia otros países. Esta emigración se consigue llevando a cabo una serie de conductas de engaño o estafa, como la simulación de un contrato laboral o el ofrecimiento de condiciones laborales falsas.

El responsable del delito favorece que los trabajadores emigren al extranjero mediante estafas y engaños. Conlleva una pena de dos a cinco años de prisión y multa de seis a doce meses.

Delito atribuido a los administradores de sociedades

Aquellos delitos que atenten contra los derechos de los trabajadores, y recaigan sobre una sociedad, serán atribuidos a los directores, responsables o administradores de dicha entidad jurídica. Es decir, la responsabilidad penal recaerá sobre los responsables de la sociedad.

Delitos contra derechos de trabajadores extranjeros

Este delito comprende una serie de conductas diferentes, pero comunes en cuanto al bien jurídico protegido, los derechos de los trabajadores extranjeros, y el sujeto pasivo, el trabajador extranjero sin permiso de trabajo.

Uno de los tipos más comunes es la ocupación de trabajo por extranjeros sin permiso de trabajo y, por lo tanto, sin estar dados de alta en la Seguridad Social. El bien jurídico protegido por este delito es el correcto funcionamiento de la Seguridad Social. Además, si los trabajadores extranjeros denuncian o cooperan con la justicia, podrán quedar exentos de responsabilidad administrativa.

Otra conducta consiste en traficar con la mano de obra extranjera, ofreciendo condiciones de trabajo falsas, y atentando contra los derechos de los trabajadores extranjeros, que carecen de permiso de trabajo.

Cuente con los mejores abogados Penalistas de Barcelona para su defensa en delitos de trabajo.

Abogados Delitos de Trabajo en Barcelona

Call Now Button